El pedo del vasco

En una noche tranquila en un caserío cerca de Bilbao, se oye un enorme pedo.El hijo pregunta:-Padre, has sido tu?-Si, hijo mío, he sido yo.-Ya, ya me parecía mucho pa la mula!!

Leer chiste completo »

Vascos ligan con francesas

Estaban dos vascos de pueblo en el campo, cuando de repente se les acercan dos francesas y les dicen:– ¿Ustedes querer follar?Y dice uno de los vascos:– Ostia Pachi que estas quieren echar un quiqui.Se van a acercar a las francesas y les dice una sacando un preservativo:– No, no

Leer chiste completo »

Un andaluz en una farmacia de Bilbao

Entra un andaluz en una farmacia de Bilbao:– Hola, buenos días. Me da una aspirinita…– Qué leche aspirinita, chaval. Aquí una Aspirinota y te la llevas rodando pues…– (Joer…) Bueno, vale y me da también un jarabito…– Pero ¿qué dices?. En la farmacia del Patxi un Jarabote en garrafa y

Leer chiste completo »

Catalán donante de sangre

Esto es un catalán que esta escuchando la radio y decide acudir a una llamada de auxilio para un hombre que ha tenido un accidente, y que necesita un donante de sangre.El hombre que necesitaba la transfusion es un andaluz, que agradecido por salvarle la vida, le regala un cortijo

Leer chiste completo »

Saludable

– Soy una persona muy saludable.– ¿Haces mucho deporte y comes sano?– No. Es que la gente me saluda por la calle y yo… pues les devuelvo el saludo.

Leer chiste completo »

La neurona llorona

En el cerebro de un hombre, una neurona lloraba porque se sentía sola. En eso, aparece otra neurona que estaba feliz y, conmovida, le pregunta: “¿Por qué estás triste?” “¡Porque me siento sola!” Entonces, la neurona feliz sugiere: “¡Ven al pene, ven, que ahí estamos todas!”

Un abogado que se muere

Un abogado que se muere y se va al cielo, llega y toca a la puerta. Sale San Pedro y le dice: – ¿Tu quién eres? – Yo soy abogado y me han mandado al cielo. Dice San Pedro: – A ver voy a mirar la lista…, Pues No, aquí no hay ningún abogado así que no puedes entrar. Responde el abogado: – ¿Tu quién eres para decirme que no puedo entrar? – Pues yo soy San Pedro, el que decide si entras o no. – A ver, ¿dónde está tu título que ponga que tu eres San Pedro? Así que San Pedro se va a buscar a Jesús y le cuenta lo que pasa con el abogado, que quiere entrar al cielo y que como él no le deja entrar, le ha pedido su título. Entonces sale Jesús y le dice: – Hombre al parecer ha habido un error, y tu no puedes entrar al cielo ya que no estas en la lista de los buenos. El abogado dice: Pero bueno…, como que no puedo entrar, ¿Quien eres tu, para no dejarme entrar? – Yo soy Jesús el hijo de Dios…, y te digo que no puedes entrar al