El pedo del vasco

En una noche tranquila en un caserío cerca de Bilbao, se oye un enorme pedo.El hijo pregunta:-Padre, has sido tu?-Si, hijo mío, he sido yo.-Ya, ya me parecía mucho pa la mula!!

Leer chiste completo »

Vascos ligan con francesas

Estaban dos vascos de pueblo en el campo, cuando de repente se les acercan dos francesas y les dicen:– ¿Ustedes querer follar?Y dice uno de los vascos:– Ostia Pachi que estas quieren echar un quiqui.Se van a acercar a las francesas y les dice una sacando un preservativo:– No, no

Leer chiste completo »

Un andaluz en una farmacia de Bilbao

Entra un andaluz en una farmacia de Bilbao:– Hola, buenos días. Me da una aspirinita…– Qué leche aspirinita, chaval. Aquí una Aspirinota y te la llevas rodando pues…– (Joer…) Bueno, vale y me da también un jarabito…– Pero ¿qué dices?. En la farmacia del Patxi un Jarabote en garrafa y

Leer chiste completo »

Catalán donante de sangre

Esto es un catalán que esta escuchando la radio y decide acudir a una llamada de auxilio para un hombre que ha tenido un accidente, y que necesita un donante de sangre.El hombre que necesitaba la transfusion es un andaluz, que agradecido por salvarle la vida, le regala un cortijo

Leer chiste completo »

Saludable

– Soy una persona muy saludable.– ¿Haces mucho deporte y comes sano?– No. Es que la gente me saluda por la calle y yo… pues les devuelvo el saludo.

Leer chiste completo »

La embarazada cansada

Una joven se sube al metro y al ver que ningún hombre le ofrece su lugar, se queja: – ¡Caray, ya no existe la caballerosidad, nadie le cede su asiento a una embarazada! Se levanta uno y le ofrece su asiento. Pero al verla con la tripa plana le pregunta: – Disculpe, ¿cuánto tiempo lleva usted embarazada? – Como media hora, pero quedé taaaannn cansada…

Examen

En un examen de zoología, el profesor le entrega a un alumno una pata de pájaro y le dice: – A la vista de esta extremidad, ha de decirme la familia, el género y la especie del animal, así como sus costumbres migratorias y el número de crias por nidada. Y el alumno responde: – Pero, ¿Cómo le voy a decir todo eso con una pata solo? El profesor le dice: – Esta usted suspendido. A ver, digame su nombre y apellido. Y el alumno se quita un zapato, le enseña el pie desnudo al profesor y le dice: – Adivine…